Publicado el Deja un comentario

LA TRADICIONAL PULSERA RIVIERE

Siempre me ha fascinado el especial destello de los buenos diamantes cuando están montados en una pulsera riviere totalmente articulada. Como su nombre indica, este particular diseño de pulsera, evoca las luces que se pueden contemplar a lo largo de la riviera francesa, al anochecer.

Se trata de una pulsera de diseño sencillo pero exquisito, en el que una hilera de diamantes idénticos van engastados unos tras otros, sin principio ni final para simbolizar la eternidad. Es por ello que, antes de que se extendiera la tradición del solitario de compromiso, era la pieza elegida como regalo de compromiso en nuestro país. Aún hoy, estas dos joyas, siguen compitiendo en este sentido.

Al otro lado del océano se la conoce como pulsera tenis, gracias a una anécdota protagonizada por la tenista Chris Evert quien, en la final del Open de Estados Unidos de 1987, interrumpió el partido porque había perdido su brazalete de diamantes. En la conferencia de prensa que siguió al evento, la tenista explicó que la interrupción era imprescindible para ella ya que, hasta ese momento, nunca había perdido de vista su «pulsera de tenis». De este modo, quedó r4enombrada una de las piezas más tradicionales de la joyería contemporánea.

Además de Chris Evert, otras tenistas de renombre como Serena Williams y María Sharapova, contribuyeron a establecer este legendario brazalete como amuleto, con el que acudir a los partidos importantes.

Ellas demostraron con su uso, que esta exquisita pieza de joyería puede ser utilizada tanto en el día a día, como para hacer deporte o acudir a importantes eventos, convirtiéndose así en pieza imprescindible en el joyero de cualquier mujer. Tanto es así, que podemos verla a diario en cualquier reunión de trabajo o en las mejores galas de la alfombra roja.

A mi me encanta combinarlas con apliques en piedra preciosa de color o engarzadas con macramé, para un aire más informal.

¿Te animas a personalizar la tuya, con tu color de piedra favorito? Ponte en contacto conmigo y juntas la crearemos.

Publicado el Deja un comentario

LOS 6 ANILLOS DE COMPROMISO MÁS EMBLEMÁTICOS DEL SIGLO XX

Para inspiraros en una tarde de otoño, os muestro los anillos de compromiso que sellaron las uniones más glamurosas del siglo XX.

Eduardo VII y Wallis Simpson, duques de Windsor:

Eduardo VIII eligió para su amada Wallis un anillo con una impresionante esmeralda de 19.77 quilates, que representaba la esperanza, como síbolo de protección para su matrimonio y encargó grabar en él la siguiente frase: «Ahora somos nuestros».

La polémica boda tuvo lugar en el Château de Candé en Francia, el 3 de Junio de 1937, tras su abdicación como rey de Inglaterra.

En 1958 la duquesa llevó su anillo a Cartier para reformarlo, montándolo en oro amarillo con diamantes.

Reina Isabel II y Felipe de Grecia:

El anillo fue encargado por el príncipe Felipe para pedir matrimonio a la hoy reina de Inglaterra, durante el verano de 1946, en Balmoral. Fue fabricado en Londres con diamantes procedentes de la tiara de su madre, la princesa Andrea de Grecia y Dinamarca.

El matrimonio se celebró en la abadía de Westminster el 20 de Noviembre de 1947 y, comoanécdota, se cuenta que ella aceptó inmediatamente la propuesta matrimonial sin consultarle a su padre, que consintió con la condición de que esperase a cumplir los 21 años y lo mantuviesen en secreto hasta entonces.

El anillo lleva un diamante central talla brillante de 3 quilates y está enriquecido con otros 8 diamantes en su montura.

Su valor estimado hoy es de más de 200.000 dólares.

Jacqueline Bouvier y John F. Kennedy:

John F. Kennedy tuvo presente la predilección de su futura esposa por las esmeraldas cuando, acompañado por su padre Joseph, eligió esta fabulosa sortija de esmeraldas y diamantes.

La pareja se casó el 12 de Septiembre de 1953 en la iglesia St. Mary de Newport, Rhode Island. Como anécdota, decir que existen tres versiones de esta propuesta matrimonial: una dice que fue por teléfono, otra que tuvo lugar en una tasca de Georgetown y la tercera que fue en el hotel de Boston donde John F. Kennedy dió su primer discurso público con 6 años.

El anillo, formado por dos preciosas esmeraldas con un peso total de 3.84 quilates, fue reformado tras la boda para cambiar los baguettes por diamantes talla brillante y marquise, con un total de 2.12 quilates.

Grace Kelly y Rainiero III de Mónaco:

El príncipe Rainiero propuso matrimonio a Grace Kelly, a la que conoció en el festival de Cannes en Mayo de 1955, con un anillo mucho más modesto que luego cambió por éste al saber que muchas actrices llevaban anillos de compromiso mucho mayores.

El compromiso fue anunciado en Enero de 1956 y se casaron en abril con dos ceremonias: una civil en el palacio de Mónaco y otra religiosa en la catedral.

Este maravilloso anillo está formado por un diamante talla esmeralda de 10.47 quilates, enriquecido con un diamante talla baguette a cada lado. Como anécdota decir que fue llevado por la actriz en su uñltima película, «alta sociedad», ya que se suponía que nunca se lo debía quitar.

Liz Taylor y Richard Burton:

La pareja, que se conoció durante el rodaje de «Cleopatra» en 1963, se casó en Montreal el 15 de marzo de 1964.

Con este glamuroso anillo Richard Burton le declaró su amor a Liz Taylor, navegando en su yate por el río Támesis, en Londres.

Se trata de un anillo de platino con un espectacular diamante de 33.09 quilates, enriquecido con baguettes, que fue la primera pieza de las muchas que luego le regaló y con la que comenzó su fabulosa colección.

Diana Spencer y el príncipe Carlos de Inglaterra:

El 3 de Febrero de 1981, Carlos propuso marimonio a Diana Spenerentregándoleeste icónico anillo, durante una cena en el palacio de Buckinham.

La sortija está formada por un espectacular zafiro azul de Caylán de 12 quilates, rodeado por 14 diamantes.

Esta icónica joya triplicó su valor tras ser entregado en l2010 por el hijo de ambos, el príncipe Guillermo, a su novia de siempre kate Middleton.

Este estilo de anillo sigue siendo, hoy por hoy, el más demandado para los nuevos compromisos matrimoniales. Cualquiera de estas piezas se puede replicar en nuestro taller, personalizándolo a gusto, por si alguien quiere darse un capricho. Ahí lo dejo.

Si os ha gustado y quereis conocer más sobre joyas emblemáticas, hacédmelo saber y con gusto preperaré otro blog sobre ello.

Publicado el Deja un comentario

EL ANILLO DE COMPROMISO

El anillo de compromiso sella el comienzo de una nueva y maravillosa etapa en la vida de la pareja. Simboliza una promesa de amor eterno, que se mantendrá firme contra viento y marea, para construir toda una Vida juntos.

Así pues, la entrega del anillo se convierte en un momento de gran emoción que debería realizarse en la intimidad, dejando la declaración pública para la ceremonia de la boda.

Muchas veces son los novios los que vienen juntos a la joyería para facilitar la elección, otras veces es solo el novio acompañado por su madre como consejera, pero cada vez son más los hombres que «se lían la manta a la cabeza» y vienen solos para elegir el anillo que mejor transmita sus sentimientos, demostrando un gran coraje y valor al dar este importante paso, cargados de ilusión. Los nervios y las dudas son habituales, por lo que en Mónica Aparicio Joyería estamos encantadas de asesorarles para que su elección sea un éxito y vaya acorde con el momento y lugar elegidos para la proposición. Los hay que nos hacen vibrar de emoción cuando nos cuentan cómo van a hacer la declaración: ¡Digna del mejor guión! Bravo por ellos!

He aquí algunos consejillos a la hora de la elección:

Tradicionalmente se usa el diamante como símbolo de fuerza y eternidad, por ser la gema más dura del mundo.

Su montura ha de estar realizada en metales nobles como el oro o el platino, para garantizar su durabilidad en el tiempo. El diseño ha de ir en consonancia con los gustos, personalidad y forma de vida de la novia, debiendo tenerse en cuenta también la estética de su mano.

Un anillo con un solo diamante engastado en garras o en chatón, es la opción ideal para las más minimalistas o aquellas que buscan la sencillez sin complicaciones.

Si sus dedos no son muy largos, la mejor opción es la media alianza con diamantes, bien en garra o en carril. La montura de media alianza con los diamantes engastados en chatones, ha caído en desuso y apenas se lleva.

Para las más románticas, los anillos de estilo «vintage» son un acierto seguro:

La última tendencia en anillos de compromiso es la vuelta al uso de las piedras preciosas de color (rubí, zafiro y esmeralda), siempre enriquecidas por los bellos diamantes, como símbolo de eternidad:

Del mismo modo, los anillos con motivos florales y con corazones, han entrado con fuerza:

Os invito a conocer nuestra colección de anillos de compromiso a través de la web: https://monicaapariciojoyeria.es/colecciones/ y a visitarnos en nuestra tienda física donde podreis probarlos o encargar vuestro propio diseño personalizado.